Descargas GRATIS

Últimos Articulos :
Recientemente en el Sitio: »
Bagikan kepada teman!

En Medio de la tormenta.

Por David: Wilkerson.

“Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario. Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar. Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo. Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!” (Mateo 14:24-27).

Los discípulos estaban tan agobiados y tan abrumados repentinamente, que la sola idea de que Jesús estaba cerca cuidando de ellos era absurda. Probablemente uno dijo: “Esta es la obra de Satanás. El diablo salió a matarnos, por todos los milagros de los que hemos formado parte.” Otro dijo: “¿Dónde nos equivocamos? ¿Quién de nosotros tiene pecado en su vida? ¡Dios está enojado con alguien en esta barca!” Otro podría haber preguntado: “¿Por qué nosotros? Estamos haciendo lo que Él dijo que hagamos. Estamos siendo obedientes. ¿Por qué esta tormenta repentina?”

Y en la hora más oscura “Jesús vino a ellos.” ¡Qué difícil debe haber sido para Jesús esperar en el borde de la tormenta, amándolos tanto, sintiendo cada dolor que sentían, queriendo tanto evitar su sufrimiento, anhelando hacer algo como un padre por sus hijos en problemas. Sin embargo, él sabía que nunca lo podrían conocer completamente o confiar en Él hasta que toda la furia de la tormenta cayera sobre ellos. El se revelaría solamente cuando ellos hubiesen llegado al límite de su fe. La barca no se habría hundido, pero su miedo los habría ahogado más rápido que las olas golpeando la embarcación. El temor de ahogarse era por la desesperación, no por el agua!

“Y los discípulos, viéndole…se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma!” (Mateo 14:26).

Ellos no reconocieron a Jesús en esa tormenta, vieron un fantasma: una aparición. La idea de Jesús estando tan cerca, siendo participante de todo aquello que estaban pasando, ni siquiera entraba en sus mentes.

El peligro que todos enfrentamos es no ser capaces de ver a Jesús en nuestros problemas. En lugar de eso, vemos fantasmas. En el mismísimo momento en que el temor alcanza su punto más alto, cuando la noche es más negra, la tormenta es más furiosa, los vientos son más fuertes y la desesperanza es abrumadora, Jesús siempre se acerca a nosotros para revelarse como el Señor de la inundación: el Salvador en las tormentas.

“Jehová preside en el diluvio, Y se sienta Jehová como rey para siempre” (Salmo 29:10).
comentarios | | Leer Completo...

¿En mi Boca esta el poder de la vida y la muerte? - Apostasia | Cash Luna



Un mensaje directo para todo aquellos que adoran hombres enseñadores de la prosperidad demoníaca y la herejía del reino ahora.
------------------
2Pe 2:12-19
------------------
12 Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición,
13 recibiendo el galardón de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día. Estos son inmundicias y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros, se recrean en sus errores.
14 Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición.
15 Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad,
16 y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta.
17 Estos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre.
18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error.
19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.

comentarios | | Leer Completo...

Pidiendo FE

Por David Wilkerson

Los apóstoles le dijeron al Señor: “Auméntanos la fe” (Lucas 17:5).

Jesús respondió al pedido de sus discípulos por más fe de esta manera: “¿Quién de vosotros, teniendo un siervo que ara o apacienta ganado, al volver él del campo, luego le dice: Pasa, siéntate a la mesa? ¿No le dice más bien: Prepárame la cena, cíñete, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú?…Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.” (Lucas 17:7-8,10)

Cristo está hablando aquí de nosotros, sus siervos, y de Dios, nuestro Señor. Nos está diciendo que nosotros estamos para alimentar a Dios. Te preguntarás: “¿Qué clase de alimento se supone que debemos traerle al Señor? ¿Qué satisface Su hambre?” ¿Cómo haremos esto?

La Biblia nos dice, “Pero sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6). Sencillamente, el plato más delicioso para Dios es la fe. Aquella es la comida que le agrada.

Vemos esta ilustración a través de la escritura. Cuando un centurión pidió a Jesús que sanara a su siervo enfermo con tan solo decir una palabra, Cristo festejó la vibrante fe de aquel hombre. Él respondió, “De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe” (Mateo 8:10). Jesús estaba diciendo, “Aquí hay un Gentil, un extranjero, quien está alimentando mi espíritu. Qué alimento más nutritivo está dándome la fe de este hombre.” Cuando la mujer con el flujo de sangre (Lucas 8:43.48) pasó entre la multitud y tocó Su manto en fe, Jesús se dio cuenta inmediatamente de su fe y ella fue sanada. Su fe le agradó.

Noto en las palabras de Jesús en Lucas 17:8 una declaración descortés: “Prepárame la cena…y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú”. Él está diciendo: “Tú no comes primero. Yo lo hago.” En otras palabras, no podemos consumir nuestra fe en nuestros propios intereses y necesidades. Más bien, nuestra fe es el medio para satisfacer el hambre de nuestro Señor.
comentarios | | Leer Completo...

El ateo más famoso del mundo afirma que en realidad es cristiano



Richard Dawkins es considerado el ateo más famoso del mundo, ha hecho una declaración durante el "Hay Festival" que ha causado un verdadero revuelo en lacomunidad atea internacional.

Biólogo adepto de la teoría de la evolución, Dawkins afirmó que no es un ateo completo, y sí, un cristiano laico. Anteriormente, había dicho que no estaba seguro de que Dios no exista.

Dawkins dijo que no está dispuesto a aceptar los aspectos sobrenaturales y carismáticos del cristianismo, pero expresó su afinidad con la ceremonia religiosa durante su discurso: "Yo me describiría como cristiano laico en el mismo sentido que los judíos laicos tienen un sentimiento de nostalgia y ceremonias. Pero si usted no tiene lo sobrenatural, no es claro para mí por qué se llama a sí mismo un ministro. Pero yo soy un cristiano laico, si quieren llamarme así", dijo, según The Telegraph.

Dawkins, de 73 años, también dijo que él cree que los seres humanos están destinados a tomar un determinado camino en la vida, y que si se desvían de ella una "atracción magnética" traerá de vuelta al camino.

Dawkins dijo también que tenía una "educación anglicana", pero optó por el ateísmo en su adolescencia después de aprender acerca de la teoría de la evolución de Darwin.

Él alcanzó fama con su primer libro El gen egoísta, que sostenían que los seres humanos no son más que vehículos para genes que se pasan de generación en generación. Sin embargo, dijo que lamentaba el título de su best-seller.

Dada la controversia, dijo Dawkins en su libro best-seller "El espejismo de Dios", el Dios del Antiguo Testamento es posiblemente el personaje más desagradable en toda ficción.

El escritor Michael L. Brown afirmó en su programa radial que "esta frase se ha convertido en la cita favorita de los ateos, una especie de clásico instantáneo y parte del legado de Dawkins".

Más recientemente Dawkins dio pistas sobre el presidente de EE.UU. y dijo que tenía "la certeza de queObama es un ateo". AcontecerCristiano.Net
comentarios | | Leer Completo...

Dios no te ha olvidado

David Wilkerson.

Una de las cargas más grandes que tengo como pastor es: “O Señor, ¿cómo puedo traer esperanza y consuelo a creyentes que están soportando tan gran dolor y sufrimiento? Dame un mensaje que anule su duda y temor. Dame verdad que secará las lagrimas de los afligidos y pondrá una canción en los labios de los desesperanzados.” 

El mensaje que escucho del Espíritu Santo para el pueblo de Dios es muy simple: “Ve a mi Palabra, y resiste en mis promesas. Rechaza tus sentimientos de duda.” La esperanza es nacida de las promesas de Dios. 

Recibí una carta recientemente que contiene una hermosa ilustración viviente de esto. Es de una madre que escribe: “Mi hija de dieciséis años tiene una degeneración física de sus músculos, ligamentos y coyunturas, y está en dolor extremo veinticuatro horas al día. Era bailarina y deseaba ir a la Escuela Julliard en la ciudad de Nueva York, pero sus sueños se hicieron pedazos cuando fue aquejada por esta enfermedad. El doctor dijo que su dolor en una escala de 1 a 10 es 14. La cantidad de analgésico que se necesita para ser efectivo para ella destruiría sus riñones, así que no puede tomar la medicina.” 

Frente a todo esto, aun en medio de un implacable temblor de cuerpo y alma, esta madre y su hija testifican que han puesto su esperanza en la Palabra de Dios y Él les ha dado paz inexplicable. 

¿Acaso el enemigo te ha dicho que Dios te ha olvidado? ¿Has sido tentado a concluir que el Señor no está contigo? ¿Has estado a punto de abandonar tu fe? Pon tu esperanza en la Palabra del Señor para ti: “No te desampararé ni te dejaré.” (Hebreos 13:5) 

“Jehová será refugio del pobre, refugio para el tiempo de angustia. En ti confiarán los que conocen tu nombre, por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron.” (Salmos 9:9-10)
comentarios | | Leer Completo...

Resiste y Renueva Fuerzas

David Willkerson

Si le preguntas a cualquier cristiano como batallar contra el diablo, probablemente te recitará Santiago 4:7: “Resistid al diablo, y huirá de vosotros.” Pero ¿Qué quiere decir Santiago con resistir y cómo resistimos el poder de Satanás?

Cuando estás a solas con Dios en oración, estás inmune a las estrategias del diablo. Así que corre al trono por fe, clama a Él, y resiste en el poder de la sangre de Cristo.

Juan el apóstol escribe: “Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase…al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo...” (Apocalipsis 12:14). Creo que las alas del águila mencionadas aquí son el Antiguo y Nuevo Testamento de la Palabra de Dios. Cuando el diablo viene contra nosotros, somos capaces de volar sobre él en las alas de la Palabra de Dios hacia un lugar donde somos sustentados o nutridos por Dios.

El apóstol Pablo usa la palabra nutrir cuando escribe: “…nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina…” (1 Timoteo 4:6). La palabra griega para nutrido aquí significa educado. Pablo está hablando de ser educado en las Escrituras, tener conocimiento de la Palabra de Dios.

Jesús es nuestro ejemplo aquí. Cuando Él resistió la tentación con la Palabra de Dios, el diablo huyó. ¿Por qué? Porque la verdad expuso a Satanás, poniéndolo en vergüenza. Hebreos dice que todos los que han confiado en la Palabra de Dios “…por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones” (Hebreos 11:33). Le ponemos un bozal a los poderes del infierno al permanecer en la Palabra de Dios.

Así que, cuando escuches el rugir del león, cae sobre tu rostro ante el Padre. Sumérgete en Su Palabra y Sus alas de águila te llevarán sobre toda inundación de tentación abrumadora.

“Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” (Isaías 40:31)
comentarios | | Leer Completo...

Sublime Gracia

Gary Wilkerson

La gracia que Jesús dice que derrama sobre nosotros no tiene paralelo en la historia de toda la humanidad. La palabra “gracia” ha llegado a ser casi tan común como la palabra “oración” en la Biblia. Todos decimos: “Oh, sí, creo en la gracia. Claro, por supuesto.” Cantamos el himno “Sublime Gracia” y hacemos hincapié en la segunda palabra, porque estamos de acuerdo en que la gracia es algo maravilloso, algo que todos disfrutamos.

¡Pero, espera! ¡Eso no es todo lo que la gracia significa! Es mucho más de lo que podríamos llegar a imaginar. ¿Por qué nuestros corazones no se llenan de euforia o se enamoran de la gracia? Porque, para nosotros, la gracia se ha convertido en algo moderado, aceptable. Se ha convertido en normal, en algo promedio, algo con lo que estamos contentos.

Al hablar acerca de esta gracia revolucionaria e inmerecida, este don de Dios que cambia el corazón y produce fruto en ti, muchos de ustedes están diciendo: “Gracia…, sí… ¡Pero…!” Si eres uno de ellos, estas pendiendo en el reino del legalismo. Estás escapando el reino de la gracia y comenzando a quedar atrapado en tratar de hacer las cosas por ti mismo.

Observa lo que Pablo dice sobre esto a la iglesia de Galacia en Gálatas 3:1-3: “¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó…? Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?”

Lamentablemente, muchos de nosotros decimos: “Gracias, Jesús, por Tu gracia en la cruz, esa gracia que me ha limpiado y ha hecho borrón y cuenta nueva. Gracias por mi nuevo comienzo… ahora puedo hacer todo por mí mismo”.

El problema es que: no puedes hacerlo por ti mismo. Muchos se sienten ofendidos por la gracia, porque la gracia dice que no podemos hacerlo por nosotros mismos; cada vez que lo intentamos, fallamos miserablemente.

¿Quieres ser libre hoy mismo? Entonces, sólo di estas palabras: “Yo soy un fracaso por mi propia cuenta; no puedo seguir la ley de Dios por mí mismo. “Gracias mi Dios por Tu gracia!”
comentarios | | Leer Completo...

Sin tener David espada en su mano

Por: Gary Wilkerson.

“Así venció David al filisteo con honda y piedra; e hirió al filisteo y lo mató, sin tener David espada en su mano… Y cuando los filisteos vieron a su paladín muerto, huyeron. Levantándose luego los de Israel y los de Judá, gritaron, y siguieron a los filisteos hasta llegar al valle, y hasta las puertas de Ecrón. Y cayeron los heridos de los filisteos por el camino…” (1 Samuel 17:50-52).

Cuando David mató a Goliat, hubo un giro tan dramático que Israel hizo huir a los filisteos que tropezaban. Lo más importante en este pasaje es esta corta frase: “sin tener David espada en su mano”. Dios demostró su fidelidad a través de la confianza de David – y esto llenó de fe a cada soldado israelita. Toda la burla y la vergüenza se fueron y la confianza de los israelitas volvió, una confianza en que su Dios pelearía por ellos.

El profundo efecto de ver el poder de Dios obrando a favor de nosotros es que nuestra confianza es renovada para enfrentar el combate. La batalla es de Cristo, quien nos hace el llamado: “Vengan, vean mi mano victoriosa. “¡He cortado la cabeza de tu acusador!” Ahora estamos en capacidad de seguir adelante, diciendo: “Señor, tú no me has abandonado. Tú has permitido todo esto, cada revés, incluso las burlas. Y lo hiciste con misericordia, para que yo pueda creerte”.

Aun así, muchos nos preguntamos: “¿Cuándo se moverá el Señor a favor mío?” La respuesta a ello es que ¡Jesús ya lo hizo! Tu victoria fue establecida hace 2,000 años en la cruz. Su triunfo en la cruz es la misma victoria que hace huir a todos los gigantes en nuestras vidas. Puede ser que tu matrimonio esté sufriendo, pero Cristo ha derrotado las potestades de las tinieblas preparadas en contra de ti y de tu esposa. Quizás tu economía no está en orden, pero tu Señor te ha preparado un futuro y una esperanza. Puede ser que tus hijos no sigan la vida piadosa en la que tú los guiaste, pero Jesús ha comprado su salvación. Podemos tener batallas en muchos frentes, pero Cristo ha asegurado nuestra victoria.

¿Estás ahora dispuesto a ver a tus enemigos derrotados? Piensa en todas las voces acusadoras que oyes. Puedes responderle a todas ellas: “Éste es tu final, demonio, La victoria de Jesús te ha enviado a volar lejos. Mi victoria ya fue sellada y ganada. Cuando Él lo desee, mi Héroe manifestará esa victoria y el mundo lo contemplará en toda Su gloria. Todos sabrán que la batalla no se gana con lanza y espada, sino con el Señor”.
comentarios | | Leer Completo...

Tu pasado no tiene futuro.

Por: Claude Houde

La grandeza de Dios no tiene término, es infinita, inmensurable e ilimitada. Cada amanecer irrumpe con Sus promesas, Su poder y Su perdón. Cada nueva mañana anuncia la belleza de potenciales y nuevos comienzos, llenos de palabras de vida y resurrección y de frases como: “comencemos de nuevo juntos”, llamándonos a permitirle que escriba Su visión y plan de esperanza en las tablas de nuestros corazones.

Nuestro Dios de misericordia nos dice: “Te voy a sacar de la arena movediza del fatalismo y resignación en la que te estás hundiendo peligrosamente. Te daré una nueva perspectiva y confianza que vas a experimentar, vivir y comunicar. De la abundancia de tu corazón resucitado, tu boca comenzará a hablar de nuevo (Ver Lucas 6:45). Te daré una visión que vas a compartir con sencillez y alegría, y que va a cambiar a la gente que te rodea. Quiero escribir Mi plan en tu corazón: un destino para tu futuro, tus hijos, tu matrimonio, tus estudios o tu carrera, y el florecer sobrenatural de tu cosecha personal en Mí.”

Dios dice aun mas: “Tengo una visión, de respirar en ti conocimiento y comprensión de las muchas buenas obras que he preparado para ti en cada área de tu vida. Habrá guerras y batallas, tanto con retrasos como con montañas que parecen insuperables, ¡Pero mis hijos y mis hijas vivirán por la fe! Si la promesa se ​​retrasa, confía en fe por esa promesa durante tu temporada de espera. ¡Mi pueblo vivirá por fe!”

Estimado amigo, estés donde estés en el mundo, y sea cual sea tu experiencia o historia de vida, este mensaje es para ti: ¡tu pasado no tiene futuro! “No te aferres al pasado, no te permitas quedar paralizado hoy por lo que pasó ayer. He aquí que yo hago algo nuevo. Es para ahora, para hoy, dice el Señor. ¿Estás dispuesto a recibirlo y a creerme por su cumplimiento?” (Ver Isaías 43:18-19)
comentarios | | Leer Completo...

Dios quiere que nuestra vida sea como un libro abierto


Dios desea que nuestra vida sea como un libro abierto. Por lo tanto, Él anhela que quitemos de nuestra vida todo pecado oculto, toda deshonestidad, engaños, mentiras, fraude. Por eso es que el Espíritu Santo busca cada cosa en nosotros que no es semejante a Cristo, y si de verdad queremos cambiar, estaremos dispuestos a que Él trate con nosotros. 

Hasta que experimentes el cambio de Dios en cada una de estas áreas, te puedes olvidar de recibir consejería, consultar programas de auto-ayuda, o de restaurar relaciones. Pon todo a un lado por el momento, hasta que estés listo a renunciar a todo tu pecado oculto. Cuando te hayas sometido a la palabra de Dios y al poder transformador de su Espíritu, no será necesario que convenzas a otros de que has cambiado. Según caminas en su verdad, el Espíritu Santo te recomendará a las conciencias de los que están a tu alrededor. 

“Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.”(2 Corintios 4:2) 

La palabra griega para recomendar aquí significa “aprobación de Dios”. Pablo dice: No tendrás que impresionar a nadie diciéndole que has cambiado. Dios se moverá en sus conciencias, diciéndoles en su interior: “Esta persona tiene mi bendición y mi aprobación.” 

Ningún argumento podrá refutar la evidencia interna que el Espíritu de Dios ha puesto en ti. De hecho, tu cambio atraerá a otros o será como una reprensión para ellos. El aura de Cristo que emana de ti será como un golpe a sus propias conciencias. Y será entonces cuando encontrarás el poder para influenciar a otros a través de los cambios que están ocurriendo en ti. Encontrarás que se restaurarán relaciones y podrás recuperar tu autoridad espiritual en tu hogar. 

Ya no seguirás pensando en los cambios que tienen que ocurrir en otros. Más bien, te animarás tanto con los cambios que Dios está obrando en ti, que concluirás: “Señor, sé que todo está en Tus manos y me entrego a tu voluntad. Haz en mí lo que tengas que hacer.” 

Ahora es el momento para dejar todas tus circunstancias en Sus manos. Olvídate de tratar de salir de tu crisis. Más bien, enfócate en el Señor que te está cambiando y haciendo de ti un vencedor. Permanece en Su palabra. Clama a su nombre diligentemente y confía en el Espíritu Santo. Haz que este sea el clamor constante de tu corazón: “Cámbiame, oh Señor.”
comentarios | | Leer Completo...
 
Design Template by panjz-online | Support by creating website | Powered by Blogger