Descargas GRATIS

Últimos Articulos :
Home » » Dios nunca se rinde | David Wilkerson

Dios nunca se rinde | David Wilkerson

Un mensaje que hizo sonreír a mi corazón, porque yo habiendo conocido de Cristo anduve perdido y él fue a buscarme hasta que me encontró, el jamás se rinde.



“¿Qué hombre de vosotros, si tiene cien ovejas y se le pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va tras la que se perdió, hasta encontrarla?” (Lucas 15:4).

Aquí, Jesús está hablando de la oveja que ha estado en el redil. Claramente, ésta representa a un miembro del rebaño de Cristo, a alguien que ha sido bien alimentado y guiado por un pastor amoroso. Sin embargo, esta oveja se ha perdido y por lo tanto, el pastor ha salido a buscarla.

Observe lo que Jesús dice allí sobre el pastor: “Él va por aquélla que está perdida hasta que la encuentra.” Dios nunca se da por vencido con nadie que le ha pertenecido y que se ha descarriado. En su lugar, Él sale a buscar a esa oveja, la abraza y la trae de regreso a su rebaño.

En otras palabras, usted puede caer tan lejos en su pecado que incluso llega a tocar el borde del infierno, y Él aún lo buscará, lo perseguirá. David testifica, “Si subiera a los cielos, allí estás tú; y si en el seol hiciera mi estrado, allí tú estás” (Salmo 139:8).

Nosotros hemos escuchado la expresión “el infierno aquí en la tierra”. Esta es la vida de aquéllos que han huído de Dios. Su “cama en el infierno” es una condición terrible. Ésta implica ser cautivo del pecado, alejarse tan lejos del Señor que usted eventualmente cae en un “sueño” sin vida. Este “sueño” es acompañado por un miedo persistente que le suspira, “usted está yendo directamente al infierno. Usted posiblemente nunca regresará a Dios”.

El mensaje de Cristo para nosotros es, “Tú tendrás tu cama en el infierno, pero no estás tan sumergido en tu pecado que yo no pueda alcanzarte y recibirte en mis brazos.”

Cuando el pastor encuentra al perdido, él carga a la creatura herida hasta su casa. Después él reúne a todos sus amigos y vecinos, y les dice, "Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido"(Lucas 15:6).

“Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.” (Lucas 15:7).

| David Wilkerson |
Comparte este articulo :

Comentar con cuenta Google Y Open ID

 
Design Template by panjz-online | Support by creating website | Powered by Blogger