Descargas GRATIS

Últimos Articulos :
Home » , » El culto pagano de la Navidad

El culto pagano de la Navidad

A todos nos gusta la navidad, es la época de "la esperanza y felicidad" sin embargo sus orígenes no tienen fundamento Bíblico, lejano a ello, sus orígenes son paganos. Nosotros los Cristianos ¿Debemos celebrar la Navidad?

Debemos de estar conscientes de sus orígenes y celebrar a Cristo y a nuestro Familia todo el año, tomar la navidad como una oportunidad mas en el Año para estar con la familia, como una tradición familiar y no como y no darle el valor de su origen pagano.


Extraido de Profecias Mesianicas.


La festividad de la Navidad también es conocida como laSaturnalia, cuyo origen en Roma data desde el siglo IV. Ello nos arroja, en primera instancia, que es una celebración posterior al nacimiento del Mesías Yeshua (Cristo). Otro nombre para la Saturnalia es “la fiesta de los esclavos”.
Mayormente, la Saturnalia se celebra en honor al dios Saturno y al nacimiento del “nuevo Sol”, debido al solsticio de invierno. La mente maestra detrás del establecimiento de la celebración y conectarla al supuesto nacimiento del Mesías en invierno, fue el Emperador romano Constantino.
El día veintiuno de diciembre es la fecha en la que entra el Sol en el signo zodiacal de Capricornio y, el veinticinco de diciembre es cuando se celebra el nacimiento del Sol, tipificado en el dios Mitra.
Bajo este régimen, el solsticio era el acontecimiento social de mayor relevancia durante todo el año, cautivando no sólo las mentes, sino los corazones de sus practicantes, así como su fuerza, ánimo y devoción. A la sazón, la celebración estaba acompañada por suntuosos banquetes, música, bullicio e intercambio de regalos. Se visitaba a los amigos y parientes cercanos, e incluso se compartían platillos de frutas. Una tradición es que después de celebrada la Saturnalia daba comienzo la Sigillaria, día en que los niños reciben regalos de cualquier tipo.
Era costumbre adornar las casas con ciertas plantas (noche buenas ahora y coronas de flores en las puertas) y encender velas (luces) como agradecimiento por la vuelta de la luz debido al solsticio. También se acostumbraba adornar un árbol de pino y juntar a la familia alrededor del mismo.
Se dice sobre la Saturnalia que aquellos “eran los mejores días”, que “la gente se volvía loca” y que “la multitud se dejaba llevar por los placeres”. Los excesos son cotidianos y la flexibilidad laboral (trabajar medio día) y social no pasa desapercibida. Es importante resaltar que, el nombre de la Saturnalia era otra forma de llamar a la orgía.
Es, sin lugar a dudas, la Saturnalia o Navidad, un evento que paraliza y colapsa al mundo, no solamente en los días de su celebración, sino desde los meses previos que lo acompañan y aún en semanas posteriores, manteniendo así un idilio banal con sus afectos. En cierta medida, actualmente la época dura tres meses, es decir, una cuarta parte del año (mitad de octubre, noviembre completo, diciembre completo y mitad de enero).
Se aprecia entonces que la Navidad es una temporada que tiene sus raíces en el paganismo, en la adoración de las huestes celestes, de dioses ajenos (Nimrod, Tamuz, Mitra, Osiris y Júpiter, por mencionar algunos) y no comparte lugar en las fiestas sagradas del Eterno que se encuentran en Levítico 23.
Al respecto de la algarabía y el frenesí que provoca la Saturnalia y el poder envolvente que tiene aún sobre muchos creyentes, es necesario recordar las palabras de Elohim en Ezequiel 44:23, donde nos invita a reflexionar sobre los sucesos que acontecen en la sociedad y, cuidar así, el alma que cada uno posee.
“Y enseñarán a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán a discernir entre lo puro y lo impuro.”
Más sorprendente aún es el hecho de que el Tanaj sí hace mención a la celebración de la época de la Saturnalia o Navidad, y la compara con la idolatría, el culto pagano, y la vanidad. Sí, está escrito en Jeremías 10:1-5 y, a continuación explicaremos los versículos detalladamente.
“Escuchen la palabra que el Eterno les habla Casa de Israel. Así dice el Eterno: No aprendan el camino de los paganos, y no se preocupen por los signos del cielo (solsticios) que espantan a los paganos. Por cuanto las costumbres (celebraciones, comidas, regalos, música, excesos y demás) de esos pueblos son vanidad. No es más que un árbol que uno corta en el bosque (árbol de pino), el trabajo de las manos del obrero con el hacha (talador). Lo adornan con oro y plata (esferas que simbolizan al sol, luces que rememoran el solsticio y otros varios, incluyendo frutas o dulces), lo ajustan con clavos y martillos para que no se mueva (hoy usan bases como sostén). Son como espantajo (cosa que por su representación o figura causa infundado temor; hoy se le tiene afecto) en un campo de calabazas y no hablan. Han de ser llevados, porque no pueden dar un paso (el hombre y la familia activamente participan). No les teman porque no les pueden hacer mal (son dioses sin fuerza), ni tampoco está en ellos hacer bien (sólo Elohim decreta sobre el hombre su bendición).”
Como se puede apreciar, la Navidad es un culto pagano de fuertes raíces idólatras que confunde a la gente y que ha llamado a lo bueno malo, y a lo malo bueno. Ésto es Babilonia y recuerden que el Eterno castiga con su ira divina a aquellos que toman parte en ella, puesto que está escrito en Jeremías 51:45 lo siguiente:
“Pueblo Mío. Salgan de en medio de ella y que se salve cada cual de la ardiente ira del Eterno.”
Profecías Mesiánicas, enseñando al Rabí y Mesías Yeshua.
Comparte este articulo :

Comentar con cuenta Google Y Open ID

 
Design Template by panjz-online | Support by creating website | Powered by Blogger