Descargas GRATIS

Últimos Articulos :
Home » , » Ninguna Confianza en la Carne

Ninguna Confianza en la Carne

Al igual que Pablo, yo no le tengo ninguna confianza en la carne. Algunas de las personas de Dios que yo he conocido le han fallado a Dios miserablemente por depositar su confianza en la carne. Esto me hace pensar en la terrible tentación y en el fracaso de David, un hombre acorde al corazón de Dios.

David fue grandemente tentado, cayó en adulterio, mintió y asesinó a un hombre inocente. Estoy seguro que cuando el profeta Natán lo expuso, Satanás estaba convencido que David sería abandonado. Él pensó que este hombre diría: “¿Ahora para qué soy útil? ¡He avergonzado a Dios! He pecado en contra de la luz y he cometido los mismos pecados de los que he predicado estar en contra. Dios nunca más me usará. Mi corazón es demasiado oscuro. He sido dominado por el pecado.”

¡Qué equivocado Satanás estaba! Escuche el clamor de David al arrepentirse: “Me castigó gravemente Jah, pero no me entregó a la muerte.(Salmo 118:18). David dijo, “Yo fui tentado y puesto a prueba pero Dios no me dejó bajo el dominio del poder de Satanás.”

Amado, si el diablo viene a usted con sus poderosas tentaciones, esto no siempre sucede porque su corazón es malvado. Él puede atacarlo a usted porque ha regresado al camino del Señor. Él está trayendo feroces pruebas de lujuria y tentaciones en contra suya para destruir su fe.

“Amados, no os sorprendáis del fuego de la prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciera.” (1 Pedro 4:12).

“No os ha sobrevenido ninguna prueba que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser probados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la prueba la salida, para que podáis soportarla.” (1 Corintios 10:13).

No hay nada extraño en lo que usted se encuentra viviendo. Usted puede sentirse desanimado porque su enemigo ha venido en contra suya como un diluvio. El ataque puede ser a través de tentación, lujuria, problemas maritales, crisis financieras. Usted podrá decirse a sí mismo, “ Estoy tratando de servirle al Señor, haciendo lo mejor para amarle y serle fiel. Pero las cosas solamente están empeorando. ¿ Hay algo malo en mí? ¿Por qué no puedo salir de este hoyo? ¿Por qué mis problemas siguen amontonándose?”

Le exhorto a que mire a su derecha, a su izquierda, hacia al frente y detrás de usted. Todos están pasando por algo. Detrás de las sonrisas de sus amados hermanos y hermanas en Cristo hay muchas lágrimas. Ellos están sufriendo por pruebas de las cuales usted no tiene conocimiento.

No, usted no está sólo en su sufrimiento y su prueba no es ajena o una circunstancia inusual. Lo que usted está viviendo le es común a multitudes.

Por: David Wilkerson
Comparte este articulo :

Comentar con cuenta Google Y Open ID

 
Design Template by panjz-online | Support by creating website | Powered by Blogger