Descargas GRATIS

Últimos Articulos :
Home » » “… ¿Pero quiénes somos nosotros para “juzgar”, dejemos que juzgue Dios?...”

“… ¿Pero quiénes somos nosotros para “juzgar”, dejemos que juzgue Dios?...”


ASÍ DICE, EL QUE IGNORA EL USO DEL TÉRMINO JUZGAR EN EL CONTEXTO BÍBLICO: 
-------------------------
“… ¿Pero quiénes somos nosotros para “juzgar”, dejemos que juzgue Dios?...”
-------------------------
Este tipo de personas no conocen a ciencia cierta la aplicación de este término en el contexto bíblico. No entiende que el Creyente verdadero, está obligado a tener un juicio de valor (JUZGAR), frente a las falsas doctrinas que hoy abundan. El Salvo verdadero siempre tiene que hacer una comparación con el Patrón de Fe que posee, y ese Patrón de Fe es la doctrina Bíblica. Por lo tanto para un salvo todo lo que doctrinalmente no es bíblico sencillamente se desecha y para lograr ello tiene el deber de Juzgar. Así lo hicieron los hermanos de Berea, quienes JUZGARON o tuvieron sentido critico para cada palabra que el apóstol Pablo les expuso, y esto con el fin de comprobar si sus dichos eran conforme a los de las escrituras. (Lea Hechos 17)

Hechos 17:11 
Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.

Si tan solo tuviéramos ese sentido crítico en abundancia que tenian los hermanos de Berea, hoy en día otra seria la realidad. 

-------------------------
¿PERO QUE HAY CON MATEO 7:1-2, ACASO ESTE PASAJE DE LA BIBLIA PROHÍBE EL QUE JUZGUEMOS?
-------------------------
Mateo 7:1-2
1.No juzguéis, para que no seáis juzgados.
2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. 
3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?
4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?
5 ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

Muchos gustan usar este pasaje para según ellos: justificar su actitud cómplice con las falsas creencias y los falsos maestros que las enseñan. Además de intimidar al salvo para que calle y no cuestione mas. Lo cierto es que este pasaje de la Biblia, tiene que ver mucho con la actitud y la motivación que nos impulsa a JUZGAR. Es decir este pasaje es un ataque demoledor del Señor Jesucristo a la hipocresía reinante en su tiempo, implantada por la rígida religiosidad de los fariseos y saduceos. 

-------------------------
VEAMOS TODO EL PANORAMA EN SU CONTEXTO. 
-------------------------
Verso 1, el Señor prohíbe el Juzgar, pero el juzgar hipócrita y sin autoridad moral. Eso era lo que los fariseos hacían.

Verso 2, el Señor indica que así como se juzga a otros con todo ímpetu, así mismo aquel que juzga será juzgado. (Porque hace lo mismo que el que es juzgado)

Verso 3. El Señor da la clave del porque no se puede juzgar, a la manera de los fariseos.

Verso 4. El Señor les señala el error: Quieren juzgar el pecado de otros, pero ellos mismos practican es pecado. Ese era el juzgar hipócrita de los fariseos.

Verso 5. El Señor les llama hipócritas, a quienes juzgan bajo estas condiciones. 

-------------------------
¿Y CUAL ERA ESA MANERA? 
-------------------------
Pues era la de juzgar el pecado de otros, señalándolo, cuando ellos eran peores que los juzgados por ellos mismos. Ese es el juzgar que el Señor Jesucristo fustiga y prohíbe. Es un Juzgar bajo el manto de la hipocresía. Pablo definió muy bien esta cuestión cuando dijo: 

Romanos 2:1 
Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.

Por lo tanto este pasaje bíblico en cuestión no puede ser usado como mordaza para un cristiano verdadero no cuestione las falsas doctrinas ni a los falsos ungidos que las enseñan. Pues el verdadero creyente, no enseña falsas doctrinas y no pretende ser un falso ungido. ¡Así de sencillo!

Este pasaje si sería aplicable en el supuesto caso, por ejemplo que Carlos Luna dijera que Guillermo Maldonado yerra en lo bíblico cuando se auto-titula como apóstol y profeta; y que sus enseñanzas son torcidas. Y todo esto lo expusiera públicamente y con todo ímpetu. Cuando el mismo también enseña doctrina de demonios y se auto-proclama apóstol y profeta. EN ESE CASO HIPOTÉTICO MATEO 7: 1-4 CAERÍA COMO ANILLO AL DEDO en aquel que juzga a otros, haciendo lo mismo que hacen aquellos a quien él juzga. Por supuesto este sería un caso muy hipotético y nunca se daría en la realidad tal vez, pero ilustra muy bien lo que estoy diciendo.

REGRESANDO AL PASAJE DE MATEO 7:1-5, DIREMOS QUE EL SEÑOR JESÚS, PROHÍBE JUZGAR TENIENDO ESA ACTITUD HIPÓCRITA, LA CUAL ÉL CUESTIONA CON TODO ARROJO, CUANDO DICE: 

¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. (Mateo 7:5). 

Y esto también nos lleva a cuidarnos en lo que decimos de los demás cuando podemos estar incurriendo en lo mismo, si fuere ese el caso no tendríamos ninguna autoridad moral para juzgar. 

Otro ejemplo, para ilustrar lo que venimos diciendo, sería el siguiente: 
¿cómo podría yo hablar de la vida matrimonial en Cristo y del cuidado del hogar hablando duramente de los adúlteros cuando soy un adultero en secreto? 
Ese es el juzgar inservible y prohibido por el Señor Jesucristo en Mateo 7: 1-5. Primero hay que sacar el tremendo tronco que podemos tener en el ojo para así poder ver bien la paja en el ojo ajeno. 

Entonces: ¿El Señor Jesucristo está prohibiendo el juzgar en este pasaje? 

Y la respuesta Bíblica es un rotundo ¡NO! Lo que el Señor prohíbe es que se juzgue y se repruebe algo que nosotros mismos hacemos o dejamos de hacer en público o en secreto. 

-------------------------
¿ENTONCES UN SALVO SI JUZGA? 
-------------------------
Si, así es, la Biblia misma lo muestra. Veamos algunos pasajes bíblicos: 

PABLO JUZGANDO A UN FORNICARIO EN LA IGLESIA DE CORINTO
-------------------------
1Co 5:1-13
1 De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre.
2 Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que cometió tal acción?
3 Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como 
[…]9 Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios;
10 no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo.
11 Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis.
12 Porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro?
13 Porque a los que están fuera, Dios juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros.

1Co 2:11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.

EL ESPIRITU SANTO AYUDA AL SALVO A JUZGAR LO ESPIRITUAL
-------------------------
1Co 2:12-16
12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, 
13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.
14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.
15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.
16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

Es por ello que un salvo que guiado a toda verdad por el Espíritu Santo, puede darse cuenta del engaño y puede escapar de las falsas doctrinas, además de repelerlas, y cuestionarlas. Todo ello gracias a la unción del Espíritu Santo en él.

1Jn 2:20-21 
20 Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. 21 No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.

1Jn 2:27 Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.

JUZGANDO CON JUSTO JUICIO
-------------------------
Jun 7:24 No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.

Debemos juzgar sin apasionamientos y sin la ceguera que da las apariencias. Esta actitud en un salvo no es opcional por el contrario es un imperativo para él. 

-------------------------
Finalmente, 
-------------------------
Como salvos debemos juzgar, teniendo en consideración de que nuestra vida debe mostrar que somos totalmente adversos a los que cuestionamos y juzgamos. Si no fuere así sencillamente seremos como los fariseos juzgando a otros, pero viviendo y haciendo lo que hacen las personas a las que juzgamos. 

Por otro lado, un salvo tiene el deber de juzgar todo aquello que se haga llamar como enseñaza cristiana y compararla a la luz de las escrituras para ver si se ajusta a ellas o no. Esto no es opcional si no una obligación impuesta por la palabra de Dios. Tiene también el deber de Probar, (Juzgar) a todo individuo que diga ser creyente y comparar sus enseñanzas con la doctrina bíblica. 

1Jn 4:1 Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad [JUZGAD] los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.

En Jesucristo. 


Publicado con permiso del autor.
Comparte este articulo :

Comentar con cuenta Google Y Open ID

 
Design Template by panjz-online | Support by creating website | Powered by Blogger